Qué es y cómo se utiliza la pipeta graduada

pipetas
Qué es y para qué sirve la pipeta aforada | Net Interlab
marzo 10, 2020
bureta-de-laboratorio
BURETA DE LABORATORIO → ¿Qué es y cómo utilizarla?
marzo 11, 2020

La pipeta es un instrumento habitual en los laboratorios, y entre todos los tipos que existen, la graduada resulta ideal para medir el volumen de los líquidos. Es por ello que las aplicaciones de la pipeta graduada son muy numerosas y permiten que los resultados de los análisis de laboratorio sean los más precisos posible.

¿Qué es una pipeta graduada?

La pipeta graduada es un tubo de cristal o plástico recto, el cual presenta un estrechamiento en un extremo, mientras que en el otro incluye una boquilla. Este instrumento de medición de líquidos es capaz de soportar hasta los 25 ml. Además ofrece información sobre la temperatura de calibración, tamaño de las divisiones y volumen máximo de medición.

¿Cuáles son las aplicaciones de la pipeta graduada?

Cabe destacar que las aplicaciones de la pipeta graduada pueden variar en función del tamaño de la misma, pero normalmente se producen en los laboratorios de química y biología para la medición del volumen de ciertos líquidos.

Las pipetas graduadas más pequeñas consiguen obtener una medición más precisa de los líquidos, mientras que las más grandes no ofrecen tanta exactitud. Es por ello que las de mayor tamaño deben evitarse para trabajos que requieren de mayor precisión.

 

Dentro de este tipo de pipetas podemos encontrar desde  las de 0,1 a los 25 ml por unidad. Los volúmenes más frecuentes son los de 0,5 ml, 1,5 ml, 5 ml y 10 ml. Y debido a que tienen una escala graduada, se pueden usar para medir diferentes volúmenes de líquidos sin inconvenientes.

Tipos de pipetas graduadas y sus aplicaciones

aplicaciones-de-la-pipeta-graduada

Existen tantas aplicaciones de la pipeta graduada en los laboratorios como tipos de la misma encontramos para la medición de fluidos. A continuación, explicaremos cada una de ellas:

Tipo 1

Las pipetas graduadas del tipo 1 soportan temperaturas de 20°C del volumen del agua. Su aplicación consiste en el cálculo milimétrico de la temperatura del fluido, el cual se vacía desde la línea cero hasta la de graduación sin que se drene el líquido adherido a las paredes del instrumento.

Tipo 2

Las aplicaciones de la pipeta graduada tipo 2 se enfocan en soportar cualquier línea de graduación en el volumen del líquido. La misma se vacía desde la línea de graduación hasta la punta del vertido, asegurándose que el menisco se quede en reposo en la punta del vertido.

Tipo 3

Por último, están las pipetas graduadas de vidrio sin tiempo de espera tipo 3, las cuales permiten fluir el líquido libremente hasta que el nivel del menisco se sitúe sobre la línea de la graduación. De esta forma, impide que se drene el líquido adherido a las paredes antes del nivel final.

Diferencias entre la pipeta graduada, la pipeta volumétrica y la bureta

pipeta-graduada-y-pipeta-volumetrica

Tanto las pipetas como las buretas se utilizan para medir el volumen de los líquidos. Sin embargo, sus diferencias radican en el diseño de cada una. Mientras la pipeta graduada cuenta con una escala, la volumétrica posee un aforo y la bureta, por su parte, cuenta con marcas volumétricas capaces de medir el líquido y el gas.

En cuanto a sus aplicaciones, las pipetas graduadas sirven para medir diversos volúmenes de líquidos de acuerdo a su rango. Las volumétricas solo miden un valor único y ofrecen una mayor precisión.

Las buretas, por su parte, no solo miden líquidos, sino también gases y, al tener una llave de paso, libera su contenido de forma menos precisa. Pero su ventaja es que soporta hasta 40 ml de volumen de fluidos y gases.

En conclusión, las aplicaciones de la pipeta graduada y pipeta volumétrica se limitan exclusivamente a los líquidos de menor cantidad, mientras que la bureta admite gases y líquidos de gran volumen, haciéndola ideal para proyectos de laboratorio a gran escala.

Consejos para usar la pipeta graduada

tipos-de-pipetas

Una correcta aplicación de la pipeta graduada en tu rutina de laboratorio te permitirá resultados más exactos en la medición de líquidos. El mismo puede variar en función a los conocimientos que tengas del instrumento y de la experiencia que tengas en su uso.

Por si aún te cuesta desenvolverte con la pipeta graduada, te damos algunos consejos para que puedas mejorar tu práctica y obtener la mayor exactitud en los resultados de tus cálculos:

  • Aprende a sostener la pipeta por el tercio superior, entre el dedo pulgar y el del medio.
  • Escoge la pipeta graduada dependiendo del volumen exacto a medir. Si bien cuentan con una graduación para determinar el volumen, su efectividad radica más en la medida final que en la intermedia.
  • Coloca la pipeta a una distancia aproximada de 6 mm en el fondo del envase para recoger mejor el líquido que quieras medir.
  • Bajo ninguna circunstancia utilices la boca para succionar el líquido. Prueba con una propipeta o bomba y, cuando llegues a la medida requerida, cierra la boquilla con la punta del dedo índice.
  • Coloca el instrumento de medición en un ángulo de 10 a 20°.
  • Para expulsar el líquido, solo basta con levantar el dedo índice. Hazlo con cuidado para evitar que se derrame fuera del recipiente donde deseas verter el fluido.

Esperamos que estos consejos le hayan servido de ayuda. Si quieres saber más sobre cómo mejorar los resultados de tus mediciones o quieres obtener más información sobre las aplicaciones de la pipeta graduada y otros instrumentos de laboratorio, síguenos en nuestro blog y entérate de todas las novedades.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Llámanos