Genevac - SP Scientific

Genevac es una empresa dedicada al desarrollo de sistemas de evaporación, cuya tecnología le ha colocado como marca líder en el desarrollo de aplicaciones a nivel mundial, así como en materia de innovación y descubrimiento de nuevos productos farmacéuticos.

A su vez, forma parte del conglomerado de marcas que componen SP Scientific. Todas ellas gozan de gran reconocimiento y están bien establecidas en sus diferentes nichos de mercado dentro del equipamiento de materiales para laboratorio.

El origen de Genevac

En 1990, el Dr. Michael Cole funda Genevac. Surge como una pequeña empresa familiar, pero ya especializada en bombas de vacío anticorrosión y sistemas de evaporación centrífuga pensados para el desarrollo de sus funciones en laboratorio.

Sin duda, Genevac marcó la diferencia ya desde un inicio con su CVP (Cole Vacuum Pump). Esta fue la primera bomba de vacío de altas capacidades a prueba de corrosión que apenas necesitaba mantenimiento.

Este producto catapultó a Genevac dentro de su sector, ganando una importancia inigualable en tan solo 5 años. En 1995 ya era una marca establecida.

A partir de aquí, Genevac empieza a dar respuesta a las necesidades de la industria farmacéutica. Da salida a nuevos medicamentos y, por supuesto, a nuevos tipos de equipos de evaporación centrífuga.

Con los evaporadores HT-4X y EZ-2 las demandas del mercado quedaron más que cubiertas, así como satisfechas.

El secreto del éxito de Genevac

Para llegar tan alto, un factor clave ha sido, innegablemente, la capacidad de Genevac para entender a su base de clientes y las demandas del propio mercado.

Es esta búsqueda de soluciones la que ha llevado a la empresa a asociarse con su base de clientes para, juntos, sobreponerse a los obstáculos. También ha sido el contrapunto necesario para dejar atrás a la competencia.

Otro punto de inflexión fue el desarrollo de Genevac SampleGenie. Este fue un método pionero en el que se tomaba una muestra amplia de volumen de uno o varios fluidos de origen, que se concentraba en una cantidad mucho más reducida dentro del vial de la máquina evaporadora centrífuga.

Los evaporadores centrífugos, hasta ese momento, siempre habían necesitado de una trampa fría o trampa de vacío para poder recoger los condensados que se generaban durante el proceso.

Era posible gracias al sellado con aceite de la bomba de vacío. Sin embargo, esto generaba problemas, ya que al pasar los condensados, con frecuencia terminaban degradando el rendimiento de la bomba.

Genevac también solucionó este inconveniente con su bomba Speed Trap, que no necesitaba aceites para su sellado. Resistente a temperaturas de -50 °C, captura esta condensación producida y la atrapa directamente en forma licuada.

Gracias a ello se permite una menor exposición al condensado y una eliminación más rápida del mismo. También reduce el tiempo de inactividad del aparato, sin tener que esperar a que se descongele dicho fluido.

Genevac, con sede en Ipswich, Reino Unido, sigue a día de hoy en el camino de la innovación y la resolución de problemas, afrontando retos para hacer que el día a día del laboratorio cuente con procesos más llevaderos y óptimos.

Mostrando todos los resultados (15)

Call Now ButtonLlámanos